-
-
118 m
-3 m
0
12
24
47,76 km

Visto 822 volte, scaricato 48 volte

vicino Guadalmar, Andalucía (España)

Se trata de una ruta muy variada, que mayoritariamente transcurre por carril de tierra, pero que va alternando con algún pequeño tramo de asfalto, senderos estrechos llenos de vegetación, subidas cortas y bajadas técnicas.
Toda ella transcurre paralela al río, a través de la Gran Senda del Guadalhorce, para después dar un pequeño rodeo a la Sierra de los Espartales. Por ello, encontraremos una variedad paisajística, botánica y zoológica muy gratificante, que hará nuestro recorrido mucho más interesante.
Para comenzar esta ruta, debemos llegar hasta la rotonda de Sacaba Beach, en la parte más occidental de Málaga capital. Desde este punto, nos internaremos en la desembocadura del Guadalhorce por la carretera asfaltada que va en dirección a Torremolinos. Una vez en el carril de tierra, subiremos paralelos al río hasta que encontremos un destartalado puente de cemento que debemos cruzar. Seguiremos hacia nuestro camino hasta el puente de la Azucarera.
Cruzar este hito es complicado debido a la estrechez por la que debemos pasar, más aún cuando encontramos tráfico en sentido contrario. Una vez salvado este obstáculo, pasamos por debajo del puente hasta el lateral del aeropuerto de Málaga, siguiendo el carril que finalmente gira a la izquierda.
Aquí hay que tener cuidado porque el camino se divide en númerosas partes y no está bien señalizado. Cruzamos el puente que está a nuestra derecha y cogemos el carril terrizo que está más a la derecha y que transcurre paralelo al arroyo de las cañas. Si seguimos el sendero llegaremos a un túnel que cruza la hiperronda, y tras un rodeo a unas plantaciones de sandía llegarmos a la urbanización del Peñón, reconocible por una llamativa construcción en forma de vela verde (¿polideportivo?).
Recorriendo la calle principal de este tramo urbano desembocaremos en una glorieta. Debemos tomar la segunda salida y tras unos 50-100m de carretera cogemos la primera calle a la derecha.
La calle pronto se torna un sendero de tierra que nos lleva hasta un puente cortado, que cruzaremos para llegar a la primera subida del recorrido.
Circulamos por la urbanización, subimos algún que otro repecho hasta que finalmente el asfalto se convierte en tierra al llegar a las estribaciones de la Sierra de los Espartales. Aquí el terreno sube y baja continuamente, ofreciéndonos unas bonitas vistas hacia el sur Del Valle del Guadalhorce con Málaga y el mar Mediterráneo al fondo.
El descenso hacia Cártama es técnico y posee una longitud e unos dos kilómetros, en la bifurcación de caminos que hay al final, tomamos la carretera de la izquierda, que picando hacia arriba termina en una casa. La rodeamos por la izquierda, usando un estrecho sendero que luego desciende bruscamente serpenteando entre piedras y baches, por lo que hay que resulta otra bajada divertida a la par que técnica.
Ya solo debemos seguir adelante, en la glorieta tomar el carril bici que va hacia la izquierda para, tras una subida, llegar a Cártama pueblo.
La vuelta la realizaremos por el mismo carril bici, sólo que ahora en la glorieta seguiremos recto y pasaremos bajo la autovía. Dejamos a la derecha el polideportivo de Cártama y cuando lleguemos al Lidl, debemos cruzar la carretera por el paso de cebra, ya que el carril bici termina abruptamente unos metros más adelante. Seguimos recto y encontramos otro hito reconocible, el puente de hierro de Estación de Cártama que debemos cruzar para salvar el río Guadalhorce nuevamente.
Nada más cruzar el puente, tomaremos el primer paso de peatones que encontremos a mano derecha y continuaremos por la calle, dejando la estación del tren a la izquierda. A partir de aquí el camino discurre junto a la vía del tren durante varios kilómetros. Cruzaremos la vía al final del tramo urbano y nos adentraremos en un carril estrecho rodeado de alta vegetación que nos llevará hasta un tramo de carretera, del que debemos salir por un carril que hay a la derecha pasados unos 100m.
Ahora estamos a la derecha de la vía del tren, donde encadenamos una sería de subidas y bajadas hasta que el camino pase por debajo de las vías, sobre un riachuelo fácilmente vadeable en bicicleta.
La ruta aquí se vuelve más monótona, discurriendo entre el río Guadalhorce y las vías del tren, pasaremos por Campanillas, los Prados y el Club de Golf, que atravesaremos salvando la barrera metálica.
Volvemos a estar junto al río, por la orilla opuesta a la que empezamos, debemos buscar un paso para cruzarlo.
Lo encontraremos más adelante, convirtiéndose en el hito más difícil por el que debemos circular en toda la ruta. Debemos tener precaución en este punto, ya que se trata del viejo puente por el circulaba el tren, ahora sin vías, rodamos sobre una base de piedras gruesas, sin ningún tipo de protección a los lados, en los que hay una buena caída hasta el río. Para hacer las cosas más difíciles, el principio y el final del puente han sido “cortados” supongo que para impedir el paso, pero lo único que han conseguido es que haya que bajarse de la bici en estos puntos para poder salvar estas dificultades.
Estamos de nuevo junto al aeropuerto, ahora sólo nos queda realizar el camino inverso al que realizamos al principio para llegar de nuevo a la glorieta de Sacaba.

Commenti

    You can or this trail