-
-
1.136 m
530 m
0
17
33
66,9 km

Visualizzato 815 volte, scaricato 5 volte

vicino a Ateca, Aragón (España)

La ruta comienza en Ateca donde se puede llegar en tren. Desde allí por una carretera local sin apenas tráfico se pasa por Valtorres y la Vilueña, en constante pero suave subida, se llega a Munébrega. Por una buena pista asfaltada que ocupa la depresión del arroyo de las Parras iremos dirección a Castejón de Alarba. Sin llegar a este pueblo, justo antes de llegar a la Ermita de San Fabián y San Sebastian, se gira al sur e iniciamos una fuerte subida a la sierra de Pardos para alcanzar finalmente el núcleo deshabitado del mismo nombre.

La llegada la hacemos por un sendero que acorta bastante el recorrido, el regreso por una buena pista.

De regreso, por el pinar, se crestea por la sierra hasta llegar a la denominada "fuente de la mujer" paraje relevante. La pista está en buenas condiciones, salvo algunos tramos en las cabeceras de los barrancos donde han bajado troncos cortados utilizando maquinaria y han dejado las rodadas marcadas. Las vistas son espectaculares y merece la pena detenerse a contemplar el paisaje.
Luego en bajada regresamos a Munebrega y tras pasar junto al Augusta golf se llega a Calatayud.

ASPECTOS INTERESANTES DEL RECORRIDO:

La sierra de Pardos:

Forma parte de la Rama Castellana de la Cordillera Ibérica, separada de la Rama Aragonesa por la Depresión Terciaria de Calatayud-Montalbán. Está constituida por materiales del Paleozoico Inferior, pizarras y cuarcitas. El relieve está constituido por colinas de cimas redondeadas y escasa altura.

La presencia de un pinar propicio para los rebollones es uno de los aspectos más destacados de esta zona.

El despoblado de Pardos:

La zona que transitaremos se caracteriza por su despoblación. El ejemplo más patente es Pardos. Núcleo situado a 1030 mts. de altitud, de cuarenta casas y perteneciente a la pedanía de Abanto. Situado en la embocadura de un barranco y en medio de un farallón rocoso de innegable belleza.

La agricultura, ganadería y la caza constituían sus actividades principales. Los últimos habitantes lo abandonaron en 1980.

Sin embargo, en el año 1985 un hecho significativo sacó a Pardos del olvido. El archiduque de Austria, Hugo de Habsburgo que estaba pasando una temporada en el Monasterio de Piedra supo de la existencia de este pueblo y se trasladó a vivir un retiro espiritual. Con una cabra y un huerto pasó dos o tres años allí. Personaje singular que mereció la atención de los medios de comunicación.

Commenti

    Puoi o a questo percorso