Tempo  11 ore 2 minuti

Coordinate 6047

Caricato 12 luglio 2018

Recorded giugno 2018

-
-
1.505 m
-60 m
0
101
203
405,65 km

Visto 407 volte, scaricato 13 volte

vicino Briksdalsbre, Sogn og Fjordane (Norge)

La etapa de hoy, es una de las más significativas de esta aventura. Los escenarios que vamos a contemplar, son ¡¡soberbios e inolvidables!!. muchos * por descubrir.

Conforme más vas subiendo en dirección a NordKapp (Cabo Norte), más intensas y bellas son las imágenes que contemplamos y la de hoy es una de las más intensas de este periplo viajero-aventurero, porque esto, es eso: una increíble aventura que se va haciendo realidad.

El Camping Gryta, a los pies del lago Oldevatnet parece un cuento de hadas. Es un lugar mágico y encantador atendido por un señor preocupado de que no te faltase de nada.

He pasado una buena noche, estoy agusto, pero hay que seguir.
Desmonto el chiringuito, cargo la "mula" y nada más salir hacia el Glaciar Briksdalsbre (primer * de esta etapa) comienza a llover. Traje de lluvia al canto con la esperanza de que solo sea un asomo...

Estoy en centro de visitantes y la lluvia arrecia. Mis intenciones de ir a la base del Glaciar se desvanecen.....espero, o me marcho...me marcho.

Desando el camino al Camping y dirección a Olden (esta carretera no tiene salida) en busca de los siguientes asteriscos: DALSNIBBA, GEIRANGER, CARRETERA DEL ÁGUILA, GUDBRANDSJUVET, ESCALERA DEL TROLL, ...

Conforme bordeo Fiordos y lagos de inusitada belleza, el cabreo del Glaciar Briksdalsbre se va diluyendo. Circulo por la carretera 15 y a la salida de un largo túnel, la abandono a mi izquierda para continuar por la carretera 63 paralela a los grandes lagos Langvatn y Djupvatnet, rodeados estos de gran cantidad de nieve, y al final de este último a la derecha está el desvío de la carretera de peaje que sube al Mirador Dalsnibba. En la barrera, junto a la caseta del peaje, me detengo. Está muy nublado, hace viento y bastante nieve en los arcenes.... otra vez me asalta la duda....
Independientemente de esto, he aquí unos datos de Dalsnibba:

DALSNIBBA, es una montaña situada en el municipio de Stranda, en el condado de Møre og Romsdal. Está localizada al final del valle de Geiranger, a aproximadamente 21 kilómetros al sur del pueblo de Geiranger y el fiordo de Geiranger. El lago Djupvatnet, de dos kilómetros cuadrados de superficie, se sitúa justo al sureste de la montaña.

Dalsnibba ofrece unas panorámicas excepcionales del Fiordo, y es por tanto un destino turístico muy popular. A menudo se encuentra cubierta de nieve, incluso en el verano. La Ruta del Condado 63 bordea el lado sur de la montaña, y de ella parte una carretera de peaje privada llamada Nibbevegen, propiedad y operada por Geiranger Skysslag, que remonta a la cumbre de Dalsnibba. Fue completada en 1939 pero debido a la Segunda Guerra Mundial su apertura oficial se retrasó hasta el 19 de julio de 1948, y fue asfaltada en 2013.1​

La carrera Geiranger - del fiordo a la cima, que se celebra tanto a pie como en bicicleta, empieza en el pueblo de Geiranger y termina en la cima del Dalsnibba.

Aún con las malas sensaciones que flotan en el ambiente, decido subir a sabiendas que las posibilidades son más adversas que propicias, pero aún así, allá vamos.

Son unos cuatro kilómetros de subida con un fuerte desnivel. Cuanto más asciende más nieve hay. (En los arcenes).

Cuando llego a la parte final, la niebla se apodera del espacio, y aparco en la parte baja del parking. Hay nieve en el asfalto. Siento una sensación muy desagradable....soy un amante de la nieve, pero de esta en concreto, para nada.

A pesar de que la niebla impide ver nada, hay cuatro autobuses atiborrados de asiáticos (supongo que japoneses y coreanos) y algunos al verme muestran su alegría y me piden fotografiarse junto a la moto, no hay problema, otro me pide si le dejo hacerlo montado en la moto...por momentos dudo y no se que contestar. Al final accedo y con suma cortesía oriental me da las gracias.

Entre unas cosas y otras, por momentos la atmósfera (la niebla) va y viene, y entre el ir y venir grandes claros se van abriendo en la inmensidad del horizonte dejando a la vista unas panorámicas soberbias e impactantes. ¡¡¡Belleza absoluta!!!.

Desde este enclave observar el Fiordo de Geiranger el transatlántico y las montañas nevadas que lo rodean es sobrecogedor....

Toca bajar y retomar la carretera 63 que de forma espectacular desciende al fiordo y volver a detenernos en el mirador inferior de Flydalsjuvet próximo a Geiranger. Al igual que el Dalsnibba es una para obligada.

Una vez en Geiranger me sorprende la ingente cantidad de personas que se mueven de un lado para otro, y el imponente Trasatlántico...¿por donde ha llegado esta inmensa nave equivalente a un edificio de quince plantas entre la línea de flotación, y el calado?...

Dejamos Geiranger por la carretera del Águila y del mirador Ornesvingen desde el cual Geiranger lo observamos a la inversa que en el Dalsnibba y realmente no sabría decir cuál de las dos es más emotiva y bella.

De camino a la Escalera del Troll, hay otra parada obligada: Gudbrandsjuvet. Estamos en una garganta excavada por el Río Valldola de un caudal de fuerza inusitada debido al encajonamiento del Río. Hay un Centro de visitantes junto la carretera.

Proseguimos hacia el siguiente * con mayúsculas:
Escalera del Trollstigen: la escalera de los Trolls.
Trollstigen se alza dentro de un dramático paso entre los profundos fiordos que caracterizan la región y es un gran reclamo para el turismo en Noruega. Durante los meses de junio, julio y agosto pasan por aquí unos 130.000 vehículos en total, siendo la tercera atracción turística más visitada de Noruega.

En al año 2012 una gran plataforma fue construida en lo alto de la carretera, esta plataforma se utiliza desde entonces como centro turístico para visitantes e incluye un museo, un albergue de montaña, un restaurante y un espectacular mirador para divisar las vistas del lugar. Toda la construcción está muy cuidada y se mimetiza completamente con el salvaje entorno en el que se encuentra. Todos los elementos se moldean en el paisaje para que la experiencia del visitante parezca más auténtica.

Es posible subir por la Trollstigen desde mediados de mayo a finales de noviembre. El resto del año la carretera y el centro turístico permanecen cerrados debido a la severa climatología del lugar.

La carretera Trollstigen se inauguró el 31 de julio de 1936 por el rey Haakon VII tras 8 años de construcción. Varios siglos atrás, y durante muchas generaciones, el camino fue una importante arteria de transporte entre Valldal y Åndalsnes, hasta que la construcción de la carretera Trollstigvegen comenzó en el año 1924. Partes de la pista original donde los caballos de carga pasaban antes de la construcción de la carretera son todavía visibles y se utilizan como senderos. Es una alternativa emocionante para todos los que quieran experimentar el camino como lo fue en días de antigüedad sin necesidad de subir en vehículo motorizado.
La conducción hasta la cima es exquisita, exigente y peligrosa, debido a las 18 horquillas, la visibilidad, el asfalto resbaladizo y la estrechez de la carretera. Así, si decides viajar a Noruega y dispones de un vehículo, recorrer esta carretera será una experiencia inolvidable.

Y realmente así fue. ¡¡INOLVIDABLE!!.

De camino a Molde y Bud, (final de etapa) en Andalsnes tengo un despiste que me cuesta hacer 90 kilómetros innecesarios....cuando soy consciente del error, ya es demasiado tarde...

Recuperada la senda, busco cobijo a una jornada que salvo el despiste (grandísimo despiste) ha sido excelsa y maravillosa, salvo la impertinente lluvia que es mi impertinente y constante compañera.

En el Camping Pluscamp de Bud , me alojo en una cabaña a pasar la noche.

Commenti

    You can or this trail