Coordinate 4093

Caricato 24 luglio 2018

Recorded luglio 2018

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1.472 m
450 m
0
48
97
193,35 km

Visto 864 volte, scaricato 9 volte

vicino Laspaúles, Aragón (España)

GEOLOGÍA DE LA COMARCA DE RIBAGORZA
Tanto en el viaje hasta Benasque como en la ruta turística por la comarca de Ribagorza, hemos recorrido una diversidad de tierras de diferentes edades. Las ordenamos desde las más antiguas, en la frontera de España – Francia, llamada geológicamente Pirineo Axial hasta el sur
1) ZONA AXIAL (formada hace entre 540 y 250 millones de años)
a) Zona axial
b) Zona de las Nogueras
2) LA UNIDAD SURPIRENAICA
a) Lámina de Boixols - Sierras Interiores (250 y 65 millones de años)
b) cuenca de Graus-Tremp
c) lámina del Montsec



La Zona Axial
Está formada por un conjunto de cabalgamientos que afectan a materiales del zócalo o basamento hercínico. Suelen diferenciarse dos sectores: la Zona Axial propiamente dicha y la Zona de las Nogueras, al sur de la anterior, que actúa de enlace con la Unidad Surpirenaica. La Zona Axial está constituida por láminas cabalgantes de materiales del zócalo hercínico. Los materiales son de edad paleozoica y abarcan desde el Cambro- Ordovícico (pizarras, esquistos, cuarcitas y calizas) al Carbonífero pretectónico
(facies Culm: pizarras y areniscas de colores negruzcos). Son materiales depositados hace cientos de millones de años -entre 540 y 250 millones de años. A esto hay que añadir plutones
tardihercínicos (granitos).

Estas láminas, conjuntamente con las de la Zona de las Nogueras, constituyen un apilamiento antiformal; los cabalgamientos que las limitan son subhorizontales al sur de la misma (el de Gavarnie es quizá el más famoso) y se verticalizan progresivamente hacia el norte, ya entrados en Francia, hasta la denominada Falla Norpirenaica. Como anécdota hay que indicar que esta falla, situada a más de 30 km al norte de la frontera, es la responsable de la mayoría de los terremotos que se registran en la cordillera.

La Zona Axial ocupa todo el norte de La Ribagorza, desde el límite con Francia hasta Sahún, en el valle de Benasque, Laspaúles en el del Isábena. Quizá el hecho geológico más diferencial es la presencia de batolitos graníticos (Maladeta, Posets, Bagüeñola, Cerler y Perdiguero) con sus diques y aureolas metamórficas asociados. El metamorfismo térmico produjo una zona de contacto de moderada anchura, transformando las rocas arcillosas en corneanas y las rocas calcáreas en mármoles. Los batolitos graníticos, que intruyeron al final de la orogenia hercínica, fueron también «transportados» dentro de láminas cabalgantes durante la formación del Pirineo, en la orogenia alpina, por lo que no debe extrañarnos observar que muchas veces se disponen sobre materiales más modernos, tal como ocurre con el pico de Cerler o los de Bagüeñola.
Dentro de la serie estratigráfica paleozoica hay que hacer mención especial a las calizas devónicas, que afloran al norte y al sur de los macizos graníticos de Maladeta y Posets (Agujas de La Paúl, Tucas y Pico de Paderna, Peña Blanca, Tuca Blanca de Pomero, Picos de Vallibierna). Estas calizas se suelen encontrar karstificadas y son las responsables de numerosas pérdidas de cursos de agua, así como de surgencias de agua subterránea. También hay que destacar los materiales pizarrosos carboníferos, de colores oscuros, muy utilizados para los tejados de las casas; la Sierra Negra, que no podía denominarse de otra forma, es el mejor ejemplo.




La ZONA DE LAS NOGUERAS está formada por láminas cabalgantes apiladas de materiales del Paleozoico superior (Silúrico, Devónico y Carbonífero), terrenos tardihercínicos (Estefano-Pérmicos) y una reducida cobertera de edad triásica. Las estructuras se encuentran verticalizadas o incluso invertidas, por lo que los anticlinales pueden dar la apariencia de sinclinales (têtes plongeantes). Las calizas devónicas, así como los niveles detríticos triásicos, inconfundibles por su color rojizo, están afectados por esquistosidad. En La Ribagorza encontramos estas estructuras en el pasillo que va desde Montanuy hasta Castejón de Sos, mientras que la estructura se pierde hacia el puerto de Sahún.

LA UNIDAD SURPIRENAICA
La Unidad Surpirenaica o «cinturón» de cabalgamientos surpirenaicos, es un conjunto de láminas cabalgantes desplazadas hacia el sur, involucrando materiales mesozoicos y terciarios (cobertera). El nivel de despegue principal de estas unidades cabalgantes lo constituyen las arcillas y yesos (facies Keuper) del Triásico. Los cabalgamientos de la cobertera surpirenaica se enraizan, hacia el norte, en los cabalgamientos de basamento del apilamiento antiforme de la Zona Axial. A la porción de Unidad Surpirenaica comprendida grosso modo entre los ríos Segre y Cinca se la denomina tradicionalmente Unidad Surpirenaica Central, y en ella se diferencian, de norte a sur, tres unidades cabalgantes principales: la lámina de Boixols, la de Montsec y la de Sierras Marginales. Entre las dos primeras se sitúa la cuenca de Graus-Tremp.

1. La lámina de Boixols, también denominada Sierras Interiores, está representada en la Ribagorza por las sierras de Cotiella, Ferrera, Chía, Baciero lámina de Boixols, también denominada Sierras Interiores, Turbón, Cruz de Bonansa y Berganuy. Está constituida por una potente serie (unos 2.000 m de espesor) de materiales principalmente calcáreos marinos, del Jurásico y Cretácico.

El Turbón


La zona del Congosto de Ventamillo está compuesta por materiales de edad Mesozoica, concretamente Cretácicos, de hace entre 145 y 65 millones de años. Se trata de materiales con abundancia de carbonato cálcico, calizas y dolomías sobre todo.

CONGOSTO DE VENTAMILLO

Más abajo del congosto de Ventamillo aparecen los materiales más antiguos del Jurásico -entre 200 y 145 millones de años- y Triásico -entre 250 y 200 millones de años-, especialmente presentes hacia la zona de Bisaurri y Bonansa, formando un pasillo bastante nítido.

MONASTERIO DE IBARRA


Entre los ríos Isábena y Noguera Ribagorzana hay que destacar un extenso afloramiento de conglomerados oligocenos que recubren discordantemente la lámina de Sierras Interiores. Se trata de los conglomerados de la sierra de Sis, que presentan unos 1.000 m de espesor y dan lugar a majestuosos mallos. Constituyen un retazo, una especie de «cerro testigo», de lo que fue el recubrimiento detrítico de la cordillera antes de que la erosión fuera labrando los valles que hoy contemplamos

SIERRA DE SIS


MALLOS EN LA SIERRA DE SIS


2. La cuenca de Graus-Tremp (Depresión intrapirenaica. Eoceno: 56 millones de años) se sitúa entre las Sierras Interiores y la sierra del Montsec. Su estructura consiste en un gran sinclinal cuyos flancos están formados por materiales de edad cretácica y paleocena (Terciario basal), mientras que el relleno corresponde al Eoceno, con un espesor de más de 1.500 m. El flanco norte se reconoce perfectamente al sur de las localidades de Campo y Arén, así como en Serraduy. La litología varía gradualmente (cambios laterales de facies) de norte a sur y de este a oeste, desde materiales de origen marino (margas y turbiditas), a materiales de origen continental (conglomerados y areniscas). En las transversalesde los ríos Noguera Ribagorzana,Isábena y Ésera se reconocen perfectamente estos materiales, desde Arén hasta Chiriveta, desde La Puebla de Roda hasta Laguarres, o desde Morillo de Liena hasta Graus. En las cuencas del Noguera Ribagorzana e Isábena predominanl os materiales margosos, mientras que en la del Ésera predominan los conglomerados (Santaliestra, Perarrúa).

CONGLOMERADOS JUNTO A LA BASILICA DE LA VIRGEN DE LA PEÑA EN GRAUS


3. La lámina del Montsec (Sierras Exteriores) presenta una estructura relativamente sencilla, con un anticlinal cabalgante frontal, si bien la erosión muestra principalmente su flanco norte. Este puede observarse perfectamente en los farallones de la sierra de Mongay, con casi 3.000 m de espesor de calizas marinas, y continúa hacia el oeste por los afloramientos de Tolva, Benabarre y La Puebla de Castro hasta enlazar con el anticlinal de Mediano, ya en el Cinca. Los espectaculares congostos de Monrebei y del río Cagigar son los lugares idóneos para contemplar la estructura. La lámina del Montsec se encuentra parcialmente recubierta por conglomerados miocenos que se depositaron discordantemente sobre ella: los conglomerados de Graus.

EVOLUCIÓN GEOLÓGICA
La estructura geológica que presenta actualmente el Pirineo es el resultado del último acontecimiento tectónico que tuvo lugar: la convergencia norte-sur de la Placa Ibérica con respecto a la Placa Europea desde el Cretácico superior hasta el Mioceno. Sin embargo, la historia geológica de los Pirineos puede decirse que comienza en el Triásico, hace unos 200 millones de años. Con anterioridad existió otra cordillera, formada durante la Orogenia Hercínica, en la que se vieron involucrados los materiales de edad paleozoica «recientemente» sedimentados. Al final del plegamiento se produce la intrusión de cuerpos ígneos, representados en La Ribagorza por los batolitos graníticos de Maladeta y Posets principalmente.

GLACIARES DE LOS PIRINEOS DEL PARQUE NATURAL POSETS–MALADETA
La impronta más característica del relieve actual de la comarca de Ribagorza, al menos en la zona más alta, la generaron los glaciares, que ocuparon gran parte de la cordillera durante el último millón de años (Cuaternario: Pleistoceno superior). Durante este periodo se sucedieron diversas fases frías, conocidas como glaciaciones, en las que la acumulación de nieve y su posterior transformación en hielo dio origen a glaciares. Las glaciaciones más «recientes» son las denominadas Günz, Mindel, Riss y Würm, y de ellas la última, que ocurrió entre 80.000 y 30.000 años, es la mejor conocida, ya que parte de los sedimentos morrénicos depositados por los glaciares pueden reconocerse en la actualidad.


La Ribagorza es la comarca altoaragonesa que cuenta con mayor número de glaciares así como con la mayor extensión de superficie glaciar. Dado que el Pirineo, en su sector aragonés, es la única cordillera española que conserva glaciares funcionales o vivos, podemos señalar que dicha comarca es la principal, en todo el territorio español, en cuanto a representación glaciar. Este hecho, lejos de ser anecdótico, presenta gran importancia. Los glaciares altoaragoneses son los más meridionales de Europa y constituyen sistemas naturales de extraordinario valor ambiental y científico. Estas superficies de hielo representan los últimos restos de las glaciaciones cuaternarias, que afectaron a toda Europa septentrional, a buena parte de la Europa central y a la mayor parte de las cordilleras de este continente, incluyendo a las más importantes de la Península Ibérica.
La impronta del glaciarismo pleistoceno en los valles ribagorzanos (circos, valles en artesa, cubetas de sobreexcavación, depósitos morrénicos, etc.) nos habla de un fenómeno que alcanzó notables dimensiones, de las más importantes del contexto pirenaico.
El glaciar más grande (Aneto)


Laguna en antiguo circo glaciar en cubeta de sobreexcavación


Rocas aborregadas, por la erosión de la lengua del glaciar Aneto


Morrena del glaciar Aneto


Durante el último máximo glaciar (hace 50.000-45.000 años), cuando las temperaturas eran del orden de 6 o 7 grados inferiores a las actuales, la existencia de extensas superficies montañosas sometidas a las denominadas nieves perpetuas, provocó la acumulación de potentes masas de hielo que fluían desde los circos de cabecera hacia los dos principales valles de La Ribagorza: el del Ésera y el del Noguera Ribagorzana (este último limítrofe actualmente con Cataluña). El valle del río Noguera Ribagorzana estuvo ocupado por un glaciar de montaña que alcanzó unos 27 km de longitud. La lengua glaciar principal, alimentada por los glaciares tributarios que descendían desde los macizos de Besiberri y de Maladeta (valles de Mulleres, Salenques y Llauset), superó el emplazamiento de la actual localidad de Vilaller (Lérida), situada a 980 m de altitud. Algunos depósitos morrénicos laterales, situados entre 300 y 500 m de altura por encima del valle actual, sugieren el gran espesor que llegó a alcanzar este glaciar.
Coetáneo al desarrollo de la lengua glaciar del Noguera Ribagorzana durante el máximo pleistoceno, el valle del Ésera estaba ocupado por un glaciar que se deslizaba desde la cabecera del valle hasta las inmediaciones del congosto de Ventamillo, por debajo de la actual localidad de Castejón de Sos (900 m de altitud). Esta lengua de hielo alcanzó 36 km de longitud y pudo superar los 500 m de espesor en las cubetas de Benasque y Eriste. Su gran desarrollo glaciar durante el Pleistoceno final es explicable gracias a la presencia de los macizos montañosos más elevados de la cordillera pirenaica (Maladeta-Aneto, Posets, Perdiguero), un extenso territorio de alta montaña, entonces permanentemente innivada, que proporcionó ingentes volúmenes de hielo al valle del Ésera a través de destacados afluentes, algunos de grandes proporciones y con entidad glaciológica propia: Remuñe, Literola, Estós, Eriste, Cregüeña, Vallibierna, Ampriu, entre otros. Finalmente, cabe recordar que dos macizos ribagorzanos situados fuera del eje axial de la cordillera (Cotiella y Turbón), albergaron testimonios mucho más modestos del glaciarismo pleistoceno, limitados fundamentalmente al desarrollo de glaciares de circo. Poco tienen que ver aquellos colosos glaciares, que ocupaban los principales valles ribagorzanos, con los restos testimoniales que hoy podemos encontrar en estas montañas.
Actualmente, los glaciares ribagorzanos se reparten entre dos macizos: Posets y Maladeta. El primero, a caballo entre las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza, cuenta con dos glaciares (La Paúl y Llardana), con una superficie total de unas 31 ha, mientras que el de Maladeta acoge seis aparatos (Maladeta Occidental, Maladeta Oriental, Aneto, Barrancs, Tempestades y Coronas), con superficie conjunta aproximada de 173 ha. Además de los glaciares en sentido estricto (masas de hielo que muestran señas de movilidad, con grietas de tracción), hay varios heleros (antiguos glaciares que han pasado a masas de hielo sin signos aparentes de movilidad) en los dos macizos reseñados y también en el de Perdiguero.
Limitándonos a los glaciares, los ubicados en la Ribagorza representan el 75% de las superficies glaciares del Pirineo aragonés. De todos ellos, el más importante es el de Aneto, con unas 90 ha (33% de dichas superficies), flanqueado por los glaciares de Maladeta Oriental, al oeste, y de Barrancs, al este. Es un glaciar más ancho que largo, con dos lóbulos o pequeñas lenguas claramente dibujadas y con unas dimensiones máximas de 1.700 m de anchura por 800 m de longitud, ubicado entre las cotas 3.330 m y 2.810 m. Es el mayor glaciar del Pirineo, incluyendo sus dos vertientes, la francesa o norte y la española o sur. El clima, responsable directo de la extensión y desarrollo de los glaciares, presenta actualmente unas precipitaciones que superan los 1.000 mm anuales en los valles y, probablemente, rebasa los 2.000 mm (gran parte en forma de nieve) en las cumbres de los principales macizos montañosos. La temperatura media anual se encuentra por debajo de los 10° en los valles y es inferior a 0° en las cumbres. Pero en nuestra latitud y con montañas que escasamente superan los 3.000 m de altitud, estos parámetros ambientales resultan actualmente insuficientes para el desarrollo glaciar, y no solo en La Ribagorza. Las actuales condiciones climáticas del Pirineo son críticas para el mantenimiento de los glaciares, lo cual explica su muy importante retroceso, especialmente marcado desde los años ochenta del siglo XX. Es fácil entender que, en su práctica totalidad, estén constreñidos en laderas de orientación norte (predominando la variante noreste), las menos insoladas, las más favorables para la persistencia de la nieve y del hielo. De todos los glaciares indicados solo uno escapa a esta norma, el de Coronas, a los pies del Aneto, con orientación suroeste y en un estado especialmente crítico que hace augurar su próxima desaparición. En su conjunto, los actuales glaciares ribagorzanos representan solo una tercera parte de las superficies glaciares existentes hasta el siglo XIX, en la fase final de un periodo frío conocido como la Pequeña Edad del Hielo (con temperaturas medias aproximadamente 1 °C más bajas que ahora). Si las actuales condiciones climáticas no varían y los procesos de calentamiento global no disminuyen drásticamente, estos glaciares desaparecerán con toda seguridad. Los más pequeños, en el plazo de pocos años. Los mayores, en varias décadas. Por esta razón resulta tan importante su estudio, ya que representan auténticas joyas ambientales en trance de extinción. De cualquier forma, y mientras duren, constituyen uno de los símbolos principales de La Ribagorza, que puede presumir con orgullo de contener en su territorio estos elementos de absoluta singularidad en el sur de Europa, seña de identidad de las más altas y bellas montañas. Ojalá las generaciones venideras puedan disfrutar de ellos de la misma forma que lo hemos hecho nosotros.

TURISMO POR LA COMARCA DE RIBABORZA. HUESCA
Reportaje en Facebook
https://www.facebook.com/media/set/edit/a.2133913333601669.1073742199.1530615993931409/

View more external

Waypoint

Anciles

Waypoint

Basílica Virgen de la Peña

Waypoint

Benasque

Waypoint

Bonansa. La Era de Navarri

Waypoint

Campo. Cuenca de Graus. Conglomerados (Santaliestra, Perarrúa

Waypoint

Capella. Cuenca de Graus. Materiales margosos

Waypoint

Catedral de san Vicente y san Valero

Waypoint

Claustro. Hospederia de la Catedral. Restaurante

Waypoint

Congosto de Ventamillo

Waypoint

Cotiella.. Calizas marinas Jurásico-Cretácico

Waypoint

Cuenca de Graus. Canglomerados. Santaliestra, Perarrúa

Waypoint

Cuenca de Graus. Materiales margosos

Waypoint

Embalse de Linsoles

Waypoint

Eriste

Waypoint

Ermita de san Pedro

Waypoint

Ferrera. Calizas marinas Jurásico-Cretácico

Waypoint

Graus

Waypoint

Hotel Ciria. Benasque

Waypoint

Iglesia de santa María

Waypoint

La Puebla de Castro LAMINA DE MONSEC . Parcialmente conglomerados

Waypoint

Laspaúles. Parque temático de las brujas

Waypoint

Mirador de Roda de Isábena

Waypoint

Monasterio de Obarra

Waypoint

Morillo de Liena. Cuenca de Graus. Conglomerados

Waypoint

Perarrúa. Cuenca de Graus. Canglomerados

Waypoint

Peña Del Morral. Conglomerados oligocenos

Waypoint

Pico Baciero. Calizas marinas Jurásico-Cretácico

Waypoint

Piscina municipal

Waypoint

Plaza arquitecto Pons Sorolla

Waypoint

Plaza Mayor de Benasque

Waypoint

Plaza Mayor de Graus

Waypoint

Puente de Obarra sobre el río Isábena

Waypoint

Puente Románico de los Ocho Ojos

Waypoint

Roda de Isábena

Waypoint

Torre de Los Infanzones de la casa Juste

Waypoint

Tosal del Sis. Conglomerados oligocenos por detritus de grandes ríos

Waypoint

Turbón. Calizas marinas Jurásico-Cretácico

Waypoint

ZONA AXIAL desde la Frontera hasta Sahún y Laspaúles. Edad paleozoica

Waypoint

ZONA GEOLOGICA DE LAS NOGUERAS. Paleozoico superior y Triásico. Castejón de Sos

2 commenti

  • Foto di tachi1824

    tachi1824 28-lug-2018

    I have followed this trail  View more

    Ruta de pueblos, monumentos y parajes inolvidables.

  • Foto di Dalton xtrem

    Dalton xtrem 13-ago-2019

    Mente quedado sin palabras excelente explicacion.

You can or this trail